De paseo por La Boquería

Al lado de las ramblas de Barcelona se encuentra uno de los mercados más impresionantes del mundo, La Boquería, o el Mercado de Sant Josep, Y uno de los más concurridos, también, ya que es visita turística obligada y proveedor de muchos restauradores de la ciudad.

 En la parte sur de las Ramblas -entrado en el Raval- tocando a las ramblas de Les flors, El Liceu… tiene sus orígenes en un mercado que se hacía al aire libre, en el mismo espacio, colindante a las antiguas murallas de la ciudad, pero fuera de ellas para que los campesinos y mercaderes no pagasen el tributo de mercancías. 
Hoy en día -los sábados- se siguen vendiendo en una plaza aneja, productos de la tierra directamente de las manos del labrador, o pagés, como se ve en esta foto en la zona de la izquierda. 
Del nombre popular del mercado se ha de decir que pese a la creencia general, la boquería no deriva de la palabra boquiabierto -que es como muchos quedamos cada vez que lo visitamos- , si no de la palabra catalana boc, -aker, o macho cabrío- porque en sus orígenes debía de ser un producto extendido y expuesto con facilidad por las paradas y carnicerías del mercat.
Respecto del nombre oficial de Mercat de Sant Josep, según leemos en la wikipedia, se debe a que en 1586, los carmelitas descalzos, denominados els josepets, fundaron un convento en el mismo lugar, que fue quemado -en alguna de las revueltas no infrecuentes de Barcelona- y convertido después en la actual plaza.
 El mercado se estructura en pasillos paralelos y perpendiculares que cruzan la plaza y dos pasillos circulares en el centro que marcan la zona de los pescados. Se vende producto  fresco local, y también exótico. Hay una gran variedad en frutas y hortalizas. Merece la pena probar los zumos que pueblan los primeros puestos: mora y plátano, fresa y coco…. Innumerables combinaciones por solo 1,5€. Existen puestos con golosinas artesanales y caramelos, de frutos secos y otros con chocolates. Encontramos productos gourmet, una pizzería, un puesto japonés, otro de setas y hongos -como en esta foto-, salazones de bacalao, mojamas.., embutidos, carnes… Y sin embargo hay una especialidad que se echa de menos: la casquería. Se conoce que este tipo de establecimientos, que sí encontramos en otros mercados barceloneses, no encuentran buena acogida entre los miles de turistas que colapsan La Boquería. 
Centro del mercado destinado al pescado.
En este mercado tan transitado también hay numerosos bares para disfrutar de una bebida y una tapa, probablemente confeccionada con los productos del lugar. No hay pintxos, si no bocadillos, o raciones. También un restaurante… Y mención aparte debe recibir entre estos bares el Pinotxo -del que trataré de hacer un artículo exclusivo-, ya que tiene historia y platos de enjundia. Sin embargo la oferta gastronómica es muy variada, tanto en el mercado como en sus aledaños, tan nutridos de viandas.
Por último, comentaros que, a pesar de toda la parafernalia del lugar, su céntrica situación y lugar pintoresco para el turista, mantiene unos precios muy competitivos y los vecinos podemos hacer la compra del día sin un sobre coste, o incluso al contrario, en determinados productos como la fruta -tal vez debido a la gran cantidad que se consume en zumos-.
Así que os animo a que si paráis en Barcelona, le dediquéis unos minutos a este o cualquier otro de los mercados de la ciudad (Sta. Caterina, St. Antoni, El Ninot…). Sino aquí tenéis la web para haceros una idea más precisa http://www.boqueria.info/ )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s