Mercat de Sant Antoni

De forma provisional, el emblemático mercado de Sant Antoni de Barcelona – en el barrio homónimo- se ha trasladado de ubicación mientras ejecutan las reformas en su anterior emplazamiento.
En esta línea el Ayuntamiento de Barcelona mantiene una política de remodelación de los mercados como ha hecho ya con el del Born (Sta. Caterina) o el de la Barceloneta. Mercados modernos, de estética vistosa y abiertos a la calle.
Y en fase de arreglo se encuentran ahora dos de los más grandes de la ciudad: el mercado del Ninot (en el ensanche izquierdo de la ciudad) y el que a continuación os presentamos de Sant Antoni.
 Este mercado centenario, de 1882, ocupaba  una manzana completa del ensanche en forma de cruz con cuatro naves en aspa que albergaban los puestos de carnes, verduras… reservando el centro a la zona de pescados. Lo que más le diferenciaba de otros era que aún conservaba tres o cuatro paradas exclusivas de casquería.
Con la actual reforma, que se prevé para 2 ó 3 años, los comerciantes han sido trasladados a una calle cercana donde les han instalada una estructura provisional para que continuen la actividad. Sin embargo, en este proceso ha habido comercios que han cerrado definitivamente y otros que se han quedado sin espacio en el mercado provisional.
Esto es algo que incide aún más en el declive que venía sufriendo el mercado, ya que antes del traslado el mercado original ya ofrecía una imagen desoladora con muchos puestos cerrados.
Sin embargo, la céntrica situación es un aliciente para los clientes. Este mercado se encuentra en la confluencia de dos vías principales que delimitan el ensanche izquierdo con el Raval: Rda. St. Antoni -ahora peatonalizada en parte por la estructura provisional- y Comte Urgell.
Entre sus puestos hay algunos con creciente éxito que venden platos cocinados y legumbres blancas listas para comer. También hay tres que se dedican al bacalao casi exclusivamente.. y al menos tres bares de los cuales uno tiene una terraza y ofrece platos con productos frescos del mercado.
Otra curiosidad en torno a este mercado es la tradición que los domingos por la mañana congrega a su alrededor a toda una serie de libreros antiguos, coleccionistas de sellos, monedas y cromos que intercambian niños y padres, o jóvenes con magic cards. El éxito es tal que de forma provisional, mientras duren las obras, se les ha habilitado un tramo de la calle Comte Urgell -de 4 carriles para el tráfico- que se cierra los domingos por la mañana para poner los chiringuitos. Libros viejos, antiguos, dvds, vhs, réplicas de carteles antiguos, pósteres de películas de cine, cómics, manga, sellos, monedas… Hay sitio para todo lo impensable en esta especie de rastro del libro.
Para cualquier consulta:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s