Pencas a la alavesa, de categoría

Uno de los productos más versátiles y de temporada que podemos encontrar ahora en los mercados son las acelgas -bledas en catalán-. Una verdura de invierno con la que podemos hacer versátiles recetas como ya os presentamos en http://gastronomiadelamia.blogspot.com/2011/06/pencas-de-acelga-rellenas.html. si bien en esta ocasión partiremos de la acelga al natural y no solo utilizaremos la penca, sino que también nos valdremos de la hoja para la elaboración de este plato tradicional de la cocina local: pencas a la alavesa.
Este es un plato humilde porque los ingredientes no pueden ser más sencillos que los que siguen: unas acelgas, 2 patatas, 2 dientes de ajo y huevo, harina, aceite y sal para rebozar la penca; pero a la vez es un plato de categoría. En la elaboración de la receta veréis que no exige de una especial dificultad. Sin embargo, deberemos de respetar los procesos en la elaboración por separado de 1) las pencas de las acelgas 2) las hojas de las acelgas y 3) las patatas. Es interesante que las acelgas tengan el tallo, o la penca, hermosa de tamaño para que luzcan una vez rebozadas. Hemos de tener en cuenta que probablemente se apreciará más el sabor de la penca rebozada, que el de la acelga, o la patata.
Elaboración:
Primero limpiar las acelgas y luego
cortar separando la hoja y la penca
Con un cuchillo limpiar bien los hilos de
 la penca, de ambas caras y extremos
Cocer pencas 20 min. en agua con sal
La hoja de la acelga a la sartén hasta
que se resuman al calor, con punto sal
Reservar por separado penca y acelga
Cocer 2 patatas blancas cortadas en dados
Rebozar las pencas con harina y huevo
Sofreir las acelgas en aceite con dos
dientes de ajo -sirve el del rebozado-
Y finalmente solo queda montar la fuente, o el plato, para poder presumir de haber hecho unas pencas a la alavesa. Una receta que me llega por transmisión oral y de la que no he encontrado referencias claras. Solamente una sospecha de que tal vez la hagan en el restaurante vitoriano  Conde de Álava, al igual que ocurre con la merluza a la alavesa; que al parecer es una de los pocas cocinas que mantiene esta receta.
Por último, se le puede añadir al conjunto del plato ya terminado un chorrito de aceite en el que hayamos frito un par de ajos. Será el toqué final con el que remataremos esta receta que con tanto cariño os brindamos. Un plato con carácter; humilde, pero de categoría, y que además entra de maravilla en estos días de frío. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s