Granja M. Viader: nace el Cacaolat en Barcelona

La Granja Mercè Viader, en la calle Xuclà nº 4, se encuentra escondida en un pequeño callejón del barrio del  Raval de Barcelona. Muy cerca de las Ramblas y del mercado de La Boquería.
Esta es la granja más antigua de la ciudad Condal. Tiene más de 150 años de historia y le han dedicado numeroso artículos periodísticos  en reconocimiento.
Placa en homenaje al cacaolat
Sin embargo, esta cafetería -granja, boulangerie, degustación…- es reconocida por ser el lugar donde se inventó el cacaolat. El primer batido de chocolate se comenzó a producir aquí de manera industrial, aprovechando las virutas sobrantes de cortar tabletas de chocolate y disolviéndolas en leche. Esto ocurrió allá por el 1931.
Y hasta la actualidad, pese a desprenderse de la marca, el local ha funcionado a pleno rendimiento, hasta el punto de que hoy en día es prácticamente un museo vivo de la historia de la ciudad.
Café, croissant, melindros, suizo, zumos y pan tostado.
Ofrecen sobre todo desayunos y meriendas. Entre sus especialidades podemos destacar el suizo (una taza de chocolate caliente con nata montada), variedad en cafés, tostadas, tartas, bizcochos… Así como bocadillos de embutidos. Las horas puntas en que se encuentra repleta la sala coincide con los desayunos y meriendas.
Merece la pena destacar la estética clásica del local. Dispone de una sala para unas 20 personas, que parece no haber cambiado en 80 años. Entrar aquí es como retroceder en el tiempo a los años 30. Las paredes están repletas de cuadros con algunos reconocimientos y premios enmarcados.
Nada más entrar nos sorprenderá a la izquierda un mostrador de charcutería-quesería, donde comercializan productos delicatessen -fundamentalmente lácteos, embutidos, repostería y algunas conservas-. Así esta cafetería-ultramarinos responde a la perfección al concepto catalán de granja; un lugar en el que lo mismo podemos comprar medio queso y 200 de jamón, que sentarnos a tomar un té.
También merece la pena destacar los cuidados escaparates de la tienda. Son tres expositores que exhiben el producto con maravilloso gusto y trabajo casi de maquetación.
Para concluir diremos que es recomendable visitar este histórico establecimiento al menos una vez se está cerca. Si bien los precios igual no nos permiten desayunar en el a diario, merece la pena conocerlo y probar alguna de sus especialidades de la carta. Por ejemplo, un suizo con melindros.
Para más información aquí os dejamos el enlace a su web: http://www.granjaviader.cat/
Zona de mostrador
Escaparate principal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s